lunes, 27 de marzo de 2017

Recurro al blog como una de las últimas opciones de hoy.

En pleno ataque de ansiedad, que no para, no soy capaz de salir del bucle en el que estoy ni en lo que pienso ni en lo mal que me encuentro aparentemente sin razon.

Las razones, las sé. La mayoría las sé.

Pero hay huellas que son imborrables y cuando acuden a mi como un grito, no puedo acallarlas.

¿Qué hago? ¿Voy a estar así siempre?

Son muchas cosas juntas. No es solo una.

Es fácil decir: sé fuerte.

Es fácil decirlo. Pero hacerlo... es otro cantar.

No puedo con tantos pesares. He probado a dejarlos ir, porque no son mi culpa. La vida da muchos palos y son cosas que tengo que superar.

Claro que nadie merece el mal. Pero supongo que me han tocado vivir demasiadas cosas juntas y todo ha explotado en una última.

De ahí mi estado, mi ansiedad, mi malestar.

Algo que aparece sin avisar, como ahora.

Y que no controlo cuando puede irse.

Solo se que en ese momento, solo quiero desaparecer del mundo. Ser invisible.

Hacerme un ovillo en mi cama, en un rincón y dejar de existir por un cierto tiempo.

¿Por qué la gente se porta mal con la gente que lo da todo por ellos a propósito?

jueves, 23 de marzo de 2017

Me pregunto si algún día será capaz de tragarse el orgullo y admitir que me echa de menos. Porque sé que es así. ¿Por qué le puede más el orgullo que el poder estar bien con la persona que aprecia tanto? ¿Por qué? ¿De verdad es mejor vivir así, por un sentimiento tan egoísta como es el orgullo y dejar pasar la oportunidad de poder arreglar las cosas?
Que ni los videojuegos, la lectura o lo que sea, me quita este malestar interior... No sé qué más hacer. No sé cómo actuar. No sé si puedo más con esto... me está destrozando, derrumbando y haciéndome ser alguien que no soy. 

Quiero que esto acabe ya. No puedo más. 

No puedo más con este maltrato psicológico. 

Se acabó.
¿Por qué es tan poco legal?

¿Por qué ni tan si quiera lo que dice, "te hablaré x día", lo cumple?

En serio, las actitudes de niños de primaria ya acabaron hace años.

Hay que madurar un poquito, me parece.

lunes, 20 de marzo de 2017

No puedo más. Cada día la ansiedad es más fuerte y más acaparadora. Me arrastra, me mengua fuerzas y me hace querer dejarlo todo de lado. No puedo con tantas cosas. No puedo.

Porque yo no soy capaz de fingir que todo va bien y que mi vida es perfecta. Porque TODOS tenemos problemas y es de ser humilde admitir nuestros errores.

Y querer solucionarlos, de sabios.

Es una pena que por el orgullo de una persona, entre otras cosas, mi vida se esté destrozando y desmoronando.

Pero sinceramente, no sé qué hacer.
Que me deje creer en tus palabras y en tus falsas promesas. Promesas que nunca cumplirás, palabras que no volverán. Y todo porque el orgullo, puede más para ti que otro sentimiento posible.

Que las promesas, las palabras y todo lo pendiente, no son más que eso... cosas en el aire. Cosas que jamás, jamás sucederán porque si ni tú mismo crees en ellas, ¿cómo voy a hacerlo yo?

¿Cómo creer en todo, en palabras de un antes, un durante y un después si con todo lo que se me demuestra, se destruye?

No se puede.Y menos cuando tú no estás dispuesto a pedir perdón por todo lo que has hecho.

Es una lástima que el orgullo pueda frente a alguien a quien aprecias. Es una pena que el orgullo venza a un bonito sentimiento y algo que claramente se puede solucionar de una manera muy sencilla.

martes, 14 de marzo de 2017

Hace muchas semanas que una idea me corre por la cabeza. Y no me la puedo sacar.

Y es que quizá, realmente, no valgo para lo que estoy haciendo y todo lo que me propongo, lo acabo estropeando.

No sé cómo lo hago, pero todo acaba mal siempre, al parecer por mi culpa.

No sé si me merezco estar, existir o vivir aquí si realmente lo hago todo tan mal.

Soy un fracaso. Ya me lo decían. Y es verdad.

Todo lo que toco, lo estropeo.